EMBUTIDOS DE CHELVA

LA ZANZONÍA

La Zanzonía de Chelva es el ilusionante proyecto de Vicente Andrés y Ana Ferrer. En el año 2013 ambos se embarcan en esta aventura que combina pasión y profesión. Desde los 16 años, la tradición familiar llevó a Vicente a dedicarse al embutido. Gracias a su larga experiencia los productos de La Zanzonía presentan las mejores condiciones en cuanto a frescura, sabor y acabado. Por otra parte, lo que ha llevado a la marca a establecerse en distintos puntos del territorio nacional e incluso del extranjero ha sido la labor de Ana, la otra mitad del proyecto, una profesional del marketing y apasionada del embutido.

El origen del nombre procede de una partida geográfica de Chelva denominada Zonzonía pero, la explicación definitiva se encuentra en su sitio web.

“La Zanzonía es donde nada es imposible y cada detalle se hace imprescindible. Donde la vida se saborea disfrutando de cada pequeño momento. La Zanzonía es aquí y ahora”.

La decisión de establecerse en el municipio de Chelva se debe a varios factores. El primero de ellos fue la adquisición de la nave en la que se elaboran los productos actualmente, antigua propiedad de una familia chelvana dedicada al embutidos. El segundo motivo es la climatología del Alto Turia. El aire fresco y seco de la zona y sus bajas temperaturas hacen de Chelva un lugar perfecto para mantener los embutidos en el punto idóneo de secado.

En La Zanzonía se trabajan tres líneas diferentes con un sabor muy personal: la línea València, que emplea las técnicas originales de Vicente Andrés y su padre; la línea tradicional, que cuenta con la receta típica de Chelva y por último, la línea natural, con un sabor que recuerda a los embutidos artesanales de antes. Todos sus productos son aptos para celíacos excepto la morcilla de harina. Además, ofrecen embutidos veganos empleando el mismo proceso de elaboración pero utilizando materia prima vegetal. Las morcillas veganas están hechas con alubias y embutidas en alga.

Letrero La Zanzonía

La morcilla València es su producto estrella. También destaca la longaniza y la sobrasada. La sobrasada natural está hecha con la receta original de Formentera, con pimientas de la India y Jamaica, con carne de cerdo ibérico pura raza 100% certificado y con pimentón biológico. Como curiosidad, Vicente y Ana indican que es una sobrasada que se vende en Formentera como producto propio de la isla a pesar de prepararse en Chelva.

En cuanto a la morcilla, La Zanzonía presenta un total de nueve variedades diferentes y algunas de ellas de creación propia. Elaboran morcilla de cebolla, de carne, de pan, de harina, de arroz, de cebolla variedad València, de calabaza, de Navidad, blanquet y vegana.

Actualmente, la empresa cuenta con un total de nueve trabajadores y comercializa los embutidos en su propia tienda situada en la Carretera València-Ademuz a la entrada de Chelva. Sus productos también se pueden encontrar en la carnicería situada en la Plaza Mayor de Chelva. Una parte importante de su distribución va destinada a restaurantes de todo el territorio nacional.

Ana Ferrer, fundadora de La Zanzonía, aconseja airear la morcilla después de comprarla. “La morcilla tiene tendencia a coger la humedad del entorno, por eso es importante que le dé el aire durante media hora”. Además, comparte una de sus recetas favoritas, los “chorizos mini cocinados con vino blanco, laurel y un poquito de pimienta”, aunque admite que “lo mejor es compartir un embutido a la brasa entre amigos”.

 

lazanzonia.com

Entrevista a Vicente Andrés y Ana Ferrer, propietarios de La Zanzonía.

Carretera València-Ademuz, Km 67, 46176 Chelva, Valencia